Coches y Seguros

Ahorra tiempo y dinero en tu seguro de coche

Perito no acepta daños

Archivado en Siniestro
El 28.05.2015

Por lo general cualquier siniestro se tramita y repara sin más problemas que las molestias ocasionadas por tener que dejar el vehículo un par de días en el taller.

Pero hay casos en los que el siniestro parece atascarse, y uno de ellos es cuando el perito considera que los daños no son del accidente que hemos comunicado, sino que son previos. Esto sucede normalmente cuando estima que los daños entre los vehículos intervinientes no son proporcionales ni recíprocos al 100% y en unos días, la aseguradora nos manda una carta de rehúse.

Todos somos humanos y podría darse la posibilidad de que el perito no estuviera en lo cierto. Si estás leyendo esto y te encuentras en esta situación, estos son los pasos a seguir.

Lo primero es ponerte en contacto con tu mediador, posiblemente ya te haya citado para hablar del tema. Es un buen canal de comunicación y podrá solicitar la opinión a otros profesionales, al taller, o incluso volver a realizar una “escenificación” del accidente para intentar observar como estaban los vehículos en el momento del siniestro. Se volverán a posicionar ambos vehículos y se pasará cuenta de las alturas, de la orientación y dinámica del accidente. También es posible valorar los daños con un segundo perito.

En la mayoría de los casos, cuando ambos vehículos presentan daños más o menos concordantes, la aseguradora acabaría perdiendo el juicio ya que es muy difícil argumentar con fundamentos la “no colisión” entre dos vehículos (podría darse el caso de que aleguen falso siniestro para no hacerse cargo). Por otra parte, cuando el coste de los daños no alcanza cierta cantidad, es más inusual el presentar una demanda.

Por supuesto, nunca ponerse a reparar el vehículo sin tener la conformidad de la aseguradora y sin tener bien atados ciertos cabos. Es indispensable estar bien asesorado, por eso siempre recomendamos la contratación de la póliza a través de un mediador. En caso de existir discrepancias, el mediador mejorará las posibilidades de éxito sin ningún coste adicional, agotando las vías de acuerdo amistoso con la compañía, antes de incurrir con más gastos en un perito independiente o un abogado que realice la defensa en una reclamación judicial.

La Ley 50/80 de Contrato de Seguro implementa los mecanismos necesarios para garantizar la defensa de los legítimos intereses económicos tanto del asegurador como del asegurado. Uno de estos mecanismos es el recogido en el artículo 38 de esta ley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *